Close

Empecemos

Si estas leyendo esto, seguramente, es porque te estas haciendo preguntas acerca de tu futuro, tu trabajo, tus ingresos, tu familia, tus sueños, tus hobbies, etc. La inmensa mayoría de personas hemos aceptado que la vida consiste en trabajar, comer y dormir. Hemos aceptado lo que la sociedad nos ha planteado como un intercambio justo: tu tiempo y tu esfuerzo a cambio de dinero. Mientras sigamos aceptando este anticuado principio, seguiremos estando atados 8 horas de nuestro día (en el mejor de los casos) a nuestros trabajos. Pero la buena noticia, es que las leyes del trabajo y el dinero han cambiado, y ahora una vida diferente esta al alcance de todos. Estoy aquí para contarte mi experiencia en la lucha por conseguir la independencia financiera. Un momento, ¿qué es eso de la "independencia financiera"? Tranquil@, te lo cuento:

La independencia financiera se puede definir como el estado que se alcanza cuando los ingresos que generan mis activos me permiten pagar mis gastos. Dicho de otro modo, me gano la vida sin necesidad de trabajar.

¿Quién no ha soñado alguna vez con la independencia financiera? Yo he soñado con ella desde hace ya unos añitos y he luchado desde entonces por conseguirla.

Si vas a seguir leyendo este blog, quizás te interese saber quién está detrás del teclado y ya sea hora de presentarme:

¿Quién soy?

Mi nombre es Sergi y soy ingeniero de software. Igual que muchos, he dedicado gran parte de mi vida a formarme y a ser un "BUEN TRABAJADOR", persiguiendo la excelencia cada día para así, con suerte, ser visto y ascendido dentro de una empresa. Hace ya un tiempo, descubrí que ese objetivo por el que tanto había luchado, no era realmente lo que deseaba. Lo que me mantenía ilusionado era lo que hacía después del trabajo: pasar tiempo con mi familia, hacer deporte, la musica, desarrollar mis "inventillos" de "friki" de la tecnología y un largo etcétera. Y es que mi vida se ha caracterizado por la falta de tiempo, desde pequeño he querido hacer un millón de cosas y tener un millón de hobbies; Aprendí a tocar la batería, la guitarra acústica, la guitarra eléctrica, el ukelele, la armónica... Empecé a grabar mi propia música, me aficioné al deporte, domoticé mi casa(ya sabes, eso de las persianas y las luces), construí un drone, me aficioné a la impresión 3D, a la cocina, a la nutrición, a la economía, etc, etc, etc. Pero nunca había TIEMPO de hacerlo TODO! Entonces descubrí cual sería mi objetivo: conseguir TIEMPO. Y, francamente solo lo podía hacer consiguiendo DINERO.

Intenté todos los medios que estuvieron a mi alcance. En primer lugar intenté aprovechar mis conocimientos y desarrollé un producto tecnológico con la esperanza de fundar mi propia empresa. Después de un año y medio de trabajo la competencia me desbancó, me retiré. Mi primera derrota me hizo reflexionar en como hubiera sido mi vida, dirigiendo una empresa que dependía de demasiados factores: el producto, la producción, los empleados, la infraestructura, la inversión y como no, la competencia.

Así que empecé a centrar mis esfuerzos, en buscar unos ingresos que no dependieran de tantos factores externos, quería poder controlar mi destino, sin depender de nadie. Lo que estaba buscando era el trading. Entiendo que todo el mundo sabe de lo que hablo pero por si a caso:

El trading es el arte de negociar y/o especular en los mercados financieros con el objetivo de generar rentabilidades en el tiempo. A diferencia de una “inversión”, el trading es más de corto plazo; semanas, días, horas e incluso minutos. Se puede realizar trading en divisas, criptomonedas, commodities, acciones, futuros, etc.

Si lograba ser bueno en esto, conseguiría dedicarme a ello, y por consecuente, mucho más tiempo para disfrutar de mi vida. Estuve meses formándome, leyendo libros acerca del análisis fundamental, el análisis técnico, memorizando los patrones de gráficos y practicando con cuentas virtuales(tal vez te sientas identificado en esto). Me fasciné por las criptomonedas y empecé a invertir en ellas. Logré ciertos beneficios en dinero ficticio y, honestamente, creía que se me daba francamente bien. Pero al abir mi primera cuenta de dinero real, del dinero que ganaba con mis fastidiosas 8 horas de trabajo, la cosa cambiaba. En cada operación de compra y venta había un factor añadido, el corazón. Y ya podía acertar 3 operaciones seguidas, pero en la siguiente, reducía a polvo los beneficios, como si de papel de periódico se tratara. Gracias a Dios no perdí demasiado dinero en el intento. Una vez más, reflexioné si esta era la mejor manera de conseguir mi objetivo. Me pasaba el día revisando los gráficos y leyendo noticias intranquilo. Quería conseguir tiempo, y lo único que había conseguido es reducirlo en cantidad y en calidad. Y en ese momento surgió la idea:

Un momento... ¡sé programar! ¿Si conozco la teoría y los principios que sigo para realizar las operaciones, pero mi corazón me juega malas pasadas, porque no lo automatizo?

¿Y que hice? Empecé a desarrollar un programa que realizara operaciones por mí, las 24h del día y los 7 días a la semana y sin mover un dedo (las criptomonedas, a diferencia del mercado de valores, están siempre operativas). ¿Suena bien eh?

Pero no todo es oro lo que reluce. Me pasé un año estudiando, desarrollando, testeando y calibrando correctamente mi programa. Tenía que asegurarme que no podía fallar y arruinarme mientras yo estaba tan tranquilo "disfrutando de mi vida". Y buscando, buscando fue cuando encontré que un gran equipo de especialistas de todo el mundo, tenia lo que yo estaba buscando. Y ya sabes lo que dicen:

Si no puedes con tu enemigo, únete a él.

Y eso hice. En este blog te presento la mayor plataforma de gestión de activos del mundo. Te explicaré como funciona y como empezar paso a paso. No necesitas conocimientos de ningún tipo, no necesitas dedicarle tiempo(quizás una tarde), solo necesitas paciencia y un "dinerillo" para invertir(tranquil@, puedes empezar desde 100 dólares). ¿Te interesa? Pues sigamos adelante en el siguiente post.